AlFiloVivo06.jpg

Cae el primero. 

Hay huecos al pie de la pared que cierra

el solar donde se ha improvisado un ruedo.

 

Sueltan al gallo en un hueco.

Su sangre resplandece con la luz del mediodía.

 

Cae el segundo y ocupa otro hueco.

Su cuerpo salta con los últimos respiros.

 

Cae el tercero.

Un niño lo mueve y le arranca

una pluma de su cuello herido.

 

Dos gallos combaten.

Dos hombres apuestan.

El niño dibuja en la tierra con la punta de una pluma negra.

Dibuja un barquito y debajo,

una línea ondulante que culmina en una piedra.

 

El barco y el agua desaparecen

bajo los pies tambaleantes de un ebrio.

El niño se levanta cabizbajo.

El pantalón de hace años ya no le cubre las piernas.

Los triángulos rojos de sus calcetines,

se mueven cual veleros mientras él se aleja.